21 agosto 2016 Atletismo

Bolt volvió a ser la estrella de los Juegos Olímpicos

El atletismo suele ser el deporte rey en unos Juegos Olímpicos pero en estos de Río 2016 se podría decir que no ha sido tal. El Estado Olímpico pocas veces ha presentado buenas entradas salvo cuando le tocaba salir a pista a aquel que ha vuelto a ser el rey del atletismo por unos Juegos más: Usain Bolt.

El jamaicano cumplió con los pronósticos y volvió a ganar los tres oros a los que aspiraba: los 100 metros, los 200 metros y el relevo 4×100. Hizo lo mismo que en Pekín 2008 y que en Londres 2012 para conseguir así nueve medallas de oro olímpicas y convertirse en el tercer atleta de la historia que alcanza esa cifra.

Y ahí se quedará, porque Bolt no tiene pensado por el momento estar en Tokyo 2020. Aunque sigue ganando a sus rivales con una insultante superioridad, el jamaicano ya no es capaz de acercarse a los registros que un día logró, se ha dado cuenta que lo suyo tiene fecha de caducidad y que es mejor acabar en la cúspide.

Elaine Thompson es la nueva reina de la velocidad jamaicana

Si Bolt es el rey, otra jamaicana, Elaine Thompson, podría ser la reina del atletismo en estos Juegos Olímpicos. De tan sólo 24 años, es la heredera del trono de las velocistas jamaicanas y la primera mujer desde Seúl 1998 que hace doblete de oro en el 100 y en el 200 metros. Se le escapó el 4×100, donde a Jamaica se le adelantó Estados Unidos.

En ese cuarteto estaba Allyson Felix, la estadounidense que podría compartir trono con Thompson al lograr también dos oros y una plata. Eso sí, los oros de Felix fueron en las dos pruebas del relevo, el 4×100 y el 4×400, y en su única prueba individual, los 400 metros, fue batida por la bahameña Shaunae Miller, que literalmente se lanzó en plancha por el oro.

Con tres medallas terminó también Tori Bowie, con oro en el 4×100, plata en el 100 y bronce en el 200 metros. Y el cuadro de honor de los mejores medallistas lo podemos completar con los dos oros de Tianna Bartoletta, en longitud y en el relevo 4×100, y los dos oros del británico Mo Farah, que volvió a firmar un doblete en las pruebas de fondo.

Almaz Ayana pulverizó el récord del diez mil

No han sido unos Juegos en los que hayan caído récords mundiales, pero uno de ellos ha sido de los que dejó boquiabiertos. Almaz Ayana, atleta etíope especialista en 5000, se lució como nunca en el 10000 y consiguió rebajar en casi 15 segundos un récord de una época oscura y de una escuela oscura, la de los atletas chinos del Ejercito de Ma.

También del siglo pasado era el récord de Michael Johnson en los 400 metros, pero la marca del americano lograda en Sevilla ya es historia. El nuevo plusmarquista mundial es Wayde Van Niekerk, un sudafricano de 24 años que apunta a ser el primero en bajar de los 43 segundos en esta distancia, y que tiene que tomar el testigo de futura gran atracción del atletismo mundial.

Aparte de estos récords y algunos olímpicos, cayó otra plusmarca mundial: la de martillo femenino. Pero esto no es ninguna sorpresa porque, sin que parezca menosprecio, estamos acostumbrados a ver a
Anita Włodarczyk batirse a sí misma una y otra vez. La polaca va por encima de los 82 metros y nadie lanzó tan lejos como ella en todo Río 2016, ni siquiera los hombres.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *