6 abril 2011 Fútbol

Rooney celebra un gol marcado en Stamford Bridge

Después de las goleadas del Real Madrid, Schalke 04 y Barcelona, la única eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones que queda algo abierta para la vuelta es la del Chelsea – Manchester United, y eso contando con que los blues sean algo más productivos en Old Trafford de lo que han sido hoy. Y es que el United va a llegar con ventaja a ese partido, después de ganar por la mínima en Londres con un tanto de Wayne Rooney en la primera mitad.

Precisamente el tanto de Rooney fue la primera llegada con cierto de peligro sobre el área de Ceh. Era el minuto 24, Giggs driblaba en banda a Bosingwa y servía para que el Bad Boy de Manchester lograra el primer tanto del partido, el único. Un tanto que dejó un poco tocado a un Chelsea que hasta el momento había tenido el balón y había intentado jugar al fútbol de forma alegre. Los de Ancelotti echan mucho de menos un organizador, y con el gol en contra, más aún. Así, el United apenas pasó apuros.


De todos modos, antes del descanso, pudo llegar el gol del empate en una jugada extraña en la que Fernando Torres rozó lo justo un balón para que se terminara estrellando en el palo, el rechace lo cazó Lampard pero Evra lo salvó en boca de gol. Ese susto hizo que de vuelta de vestuarios, el United fuera un equipo mucho más reservado, dejando todo el peso del partido a un Chelsea que lo intentó por obligación, aunque con la desesperación de ser incapaz de crear juego.

El fútbol directo y más físico fue la solución del equipo local, que no volvió a crear peligro hasta bien entrada la segunda mitad. En un margen de tres minutos, llegaron dos claras ocasiones para el Chelsea. Primero, un disparo de Essien que se fue por poco, y después, un remate de cabeza de Torres que desvió Van der Sar haciendo la palomita de la noche. El gafe que persigue al delantero de Fuenlabrada se extendió a todos sus compañeros, que no abrieron la lata pese a dominar aún con más claridad el último tramo de partido.

Un último tramo en el que los de Ancelotti reclamaron al árbitro español Undiano Mallenco un par de penaltis, uno sobre Fernando Torres y uno sobre el brasileño Ramires, que no hubiera pasado nada si lo hubiera señalado. El caso es que la eliminatoria viaja hasta Manchester con un 0-1 para los de Ferguson, muy abierta comparada con los demás resultados de estos cuartos de final, y con un atisbo de esperanza blue si se tienen en cuenta los últimos minutos del equipo de Stanford Bridge.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Liga de Campeones 2010/11: horarios y retransmisiones de la vuelta de cuartos de final con Tottenham-Real Madrid y Shakhtar-Barcelona 24 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *