23 septiembre 2012 Fútbol

Xavi celebra con rabia su gol ante el Granada

El Granada viajaba hasta el Camp Nou con pocas posibilidades de pescar algo, aunque con la esperanza de encontrarse al Barcelona sumido en aguas revueltas. Y es que si bien el equipo azulgrana lleva una trayectoria inmaculada en la liga, la sombra de Guardiola es alargada y al menor atisbo de titubeos o dudas, como se vieron ante el Spartak en Champions, comienzan las críticas y las malas palabras.

Y durante 86 minutos el equipo que dirige Anquela no sólo soñó con poder arañar un puntito, sino incluso con la victoria. Una victoria que podría haber llegado si a Orellana no se le hubiera venido el mundo encima cuando se quedó solo ante Víctor Valdés. En la siguiente acción, para más inri, Xavi marcaba un auténtico golazo. La tuvo que poner en la escuadra porque no había otra manera de batir a Toño.

Lo de Toño, lejos de sorprender, empieza a ser como una costumbre. El ex del Racing volvió a marcarse otro partido de paradas casi imposibles, y junto a la gran labor de los dos centrales del Granada, Íñigo López y Borja Gómez, mantenían a su equipo con la puerta a 0 hasta el ya mencionado gol de Xavi. Y a cada minuto que pasaba, a cada ocasión fallida, la ansiedad crecía y crecía, y eso que tienen amplia ventaja sobre el Real Madrid.

El Barça no se encontró cómodo desde el inicio, con una defensa de circunstancias con Song y Mascherano que sufría y que no se coordinaba bien, y con dificultades para encontrar huecos en el tejido defensivo del rival. Los gestos de Messi, enfadado con todo el mundo, eran la prueba de que algo no funcionaba. Sólo a ratos, cuando el Barça tocaba menos en corto y con mayor velocidad, se atisbaba ese equipo azulgrana que acostumbra a pasar por encima de los rivales sin dejarles oportunidades de respirar.

Pero el tiempo pasaba y pasaba y la pelota no entraba. Ni con Pedro ni con Xavi cambiaba mucho el panorama y a Vilanova sólo le quedaba una carta. Apostó por Tello, desguarneciendo completamente la defensa. La jugada le pudo salir muy mal porque ya decimos que Orellana a la contra pudo haber adelantado al Granada y sembrar el pánico, pero le salió bien porque Tello en el extremo y Alexis en el centro fue lo que terminó por abrir la defensa del equipo andaluz, casi sobresaliente hasta entonces.

De todos modos, el gol llegó casi de rebote, con una pelota que le cae a Xavi en la frontal y que el capitán enviaba con la derecha a la escuadra. El gol se celebraba con rabia en el campo, en el banquillo y en la grada, pues sacudía una presión que empezaba a ser molesta. Lo del gol de Borja Gómez en propia meta, tras una jugada de Messi en el área, fue un triste epílogo para un Granada que quizá no mereció más, pero al que hay que agradecer el que le pusiera su pizquita de emoción a un partido tan desnivelado.

Y de esta forma, el Barça sumó su quinta victoria en liga y mantiene su camino inmaculado, a base de sortear las piedras que hay en el mismo. El Barça además duerme 11 puntos por encima del Real Madrid y traslada la presión al equipo de Mourinho que juega en la jornada de domingo ante el Rayo Vallecano. Y todo mientras las críticas llueven y las dudas y los miedos instalan una ansiedad creo que innecesaria, por la época y por las circunstancias.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 septiembre 2012
  2. Liga Española 2012/13 1ª División: resultados y clasificación de la Jornada 5 25 septiembre 2012
  3. Liga Española 2012/13 1ª División: Villa culmina la remontada del Barça en Sevilla 24 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *