3 julio 2010 Fútbol

Momento en el que Gyan falla el penalty con el que hubiera derrotado Ghana a Uruguay

Trágico. No hay otro adjetivo para definir el adiós del fútbol africano en este Mundial. Ghana estuvo muy cerca de hacer historia, a sólo 11 metros, pero Gyan no acertó con un lanzamiento de penalty en el minuto 120 de partido. Después, en la tanda definitiva, el guardameta uruguayo Muslera se erigió en héroe y gracias a él Uruguay vuelve a disputar una semifinal de un campeonato del Mundo 40 años después. La Celeste vuelve a la élite por méritos propios, y por un milagro.

Podemos afirmar que el encuentro fue bastante abierto y el dominio cambiaba de bando por fases. En los primeros 45 minutos podemos distinguir dos mitades, la primera de claro dominio uruguayo y la segunda con varias ocasiones para las Estrellas Negras. Esta terminaría con el primer gol del partido, que fue para Ghana. Muntari probó fortuna desde muy lejos y Muslera no llega al balón porque reacciona bastante tarde. Por tanto, los africanos se iban al descanso por delante.


Sólo 11 minutos después de la reanudación llegaría el empate que, al igual que en el tanto ghanés, tiene tanto mérito el lanzador como demérito el portero. Forlán botó una falta directa desde el piquito de área y Kingson se tragó el efecto malévolo del Jabulani. Cuando más lo necesitaba su equipo, apareció el 10 de La Celeste e igualó la contienda. A partir de ahí, de nuevo alternancia de golpes en cada marco aunque sin goles hasta llegar al tiempo suplementario.

En la prórroga a Uruguay comenzaron a fallarle las fuerzas y Ghana no se lo creyó hasta muy tarde. Así, los últimos cinco minutos del tiempo extra fueron un acoso africano sobre la portería uruguaya que se defendió como pudo hasta que el reloj marcó el minuto 120, y entonces llegó la jugada clave del partido. Falta lateral a Ghana, barullo dentro del área con intentos fallidos de remate y despeje, uno de ellos en claro fuera de juego, que se resuelve con un remate a puerta vacía de Aidiyah que no duda en parar el delantero Luis Suárez con las manos sobre la raya de gol.

El uruguayo del Ajax se marchaba entre lágrimas tras ver la roja directa por salvar un gol cantado de forma ilegal y dar así una segunda oportunidad a su selección. Ghana confió en Gyan, la estrella entre las Estrellas Negras y que ya llevaba 2 de 2 en este campeonato, pero el tercero lo lanzó al larguero, el más importante de su vida era se estrellaba contra la madera. Ghana, África y probablemente 3 cuartas partes del mundo se llevaban las manos a la cabeza.

El partido que no se había decidido por un penalty se tendría que decidir finalmente desde la fatídica tanda. Ghana había sufrido un duro golpe, aunque Gyan le echó valor y metió el primero para su equipo por toda la escuadra. Así de acertados no estuvieron sus compañeros Mensah y Aidiyah, cuyos lanzamientos paró Muslera. En las botas de Sebastián Abreu quedaba el penalty decisivo y el delantero charrúa envió a su país a semifinales al estilo Panenka. Por algo lo llaman Loco.

Comentarios

2 comentarios
  • Efraín

    Muy acertado el notar que en la jugada del minuto 120 existió fuera de lugar, lo que haría el gol ilicito, el recurso de Suarez, es aunque feo, válido pues mantuvo la esperanza de su país y ghana tenia la oportunidad de traducir el penal en gol.

  • Toda regla tiene tiene su trampa y Suárez la encontró, podría salirle mal, que era lo más lógico o bien, que fue lo que realmente sucedió.

    Como bien dices, el gesto es feo, pero todos en su lugar lo hubiéramos hecho.

Enlaces y trackbacks

  1. Mundial de Sudáfrica: Holanda y Uruguay abren esta noche las semifinales 6 julio 2010
  2. Los fichajes random de la temporada 2016-2017 3 agosto 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *