17 junio 2016 Baloncesto

James dio otra exhibición y los Cavs forzaron el séptimo

Los Cavaliers siguen jugando esta final de la NBA de 2016 contra los Warriors y también contra la historia. Estadísticamente, sus posibilidades de ganar eran nulas cuando la serie se había puesto 3-1 en su contra, pero tras dos victorias consecutivas ahora mismo están tan cerca (o tan lejos) de ganar que los propios Warriors.

Los Cleveland Cavaliers han forzado el séptimo en otra noche mágica de LeBron James, que debería ser el MVP de estas finales pase lo que pase en unos días Oakland. Con 41 puntos, 8 rebotes, 11 asistencias, 4 robos y 3 tapones en la noche de ayer, hubo momentos en los que los Cavs sólo existían en pista gracias a él, sacando tajada de que, con evidentes problemas físicos, Iguodala no lo podía defender.

También hubo momentos en los que Golden State Warriors sólo existían gracias a Stephen Curry. Con un desacierto abismal por parte de sus compañeros (sólo Thompson le ayudó a enchufar y ya fue en el tercer cuarto), si los Warriors soñaron con ganar este sexto partido fue gracias a la inspiración de Curry, que terminó el partido antes de tiempo eliminado por faltas y expulsado de la pista por lanzar el protector bucal contra un espectador.

El guión del partido parece que lo escribió el mismo que diseñó el tercer partido de la serie. Los Cavs salieron a cuchillo y los Warriors parecían ausentes de la pista. El resultado fue que al término del primer cuarto la ventaja para los locales era de 20 puntos, con lo que prácticamente el partido se daba por hecho. Hasta Kerr en sus declaraciones lo dejaba así.

Los fans de los Warriors pudieron soñar con la remontada en tramos del segundo cuarto, cuando su equipo llegó a estar sólo ocho abajo, y en tramos del último periodo, cuando hubo un momento en que se colocaron a siete puntos. Pero LeBron James cortó por lo sano en ambos momentos, dirigiendo a su equipo a una nueva victoria por 115-101 y reservando billetes para el viaje hasta California.

La historia nos dice que los Warriors siguen siendo favoritos, que tres equipos antes en la situación de los Cavs forzaron el séptimo para perderlo después, que en todo el año han perdido sólo tres partidos … Pero LeBron, a este nivel físico y mental, es capaz de luchar y derrotar a la historia. Por eso, no hay que perderse ese séptimo y quedarse en planta durante la madrugada del domingo al lunes.

Resumen del sexto partido en vídeo

Vía | NBA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *