20 julio 2014 Baloncesto

Bosh y Wade tomarán el mando de los Heat sin James

El Big Three se rompió. La decisión de LeBron James de volver a los Cleveland Cavaliers, el equipo de su tierra y el equipo en el que jugó sus primeros años como jugador profesional, rompió completamente los esquemas de Pat Riley para sus Miami Heat, que muy probablemente no imaginaba la marcha de su jugador franquicia, no al menos en este momento, pues todos sabíamos que el deseo de LeBron era, tarde o temprano, volver a Ohio.

De todos modos, el vacío que deja LeBron James en South Beach no es en absoluto comparable al que dejó cuatro años atrás cuando abandonó la lluviosa Cleveland rumbo a la soleada Miami. En este caso, el equipo que dirigirá Erik Spoelstra no se ha descompuesto del todo, y a pesar de no contar sin el jugador que más diferencias marca en la liga, no dejará de dar guerra en la nueva y abierta Conferencia Este.

Para empezar, porque las otras dos puntas del Big Three seguirán defendiendo la camiseta de los Heat. Por un lado, Riley consiguió convencer a Bosh para que no se fuera a los Houston Rockets, a base de convertirlo en uno de los jugadores mejor pagados de la liga. Por otro lado, consiguió no ya renovar a Wade, que esto era sencillo, sino que lo hiciera por menos dinero, a cambio eso sí de poner en su contrato la exclusiva cláusula anti traspaso.

Gracias al espacio dejado por LeBron con su marcha, con el que deja Wade y con no tener prácticamente ningún contrato comprometido, los Heat han hecho buenas incorporaciones en el mercado de agentes libres. Se han hecho con Luol Deng, uno de los mejores aleros que había sin contrato, con Josh McRoberts, de lo mejorcito también entre los ala pivots que podían conseguir, y Danny Granger, un jugador muy venido a menos, pero muy interesante a poco que recupere algo de nivel.

A eso, hay que sumar la llegada vía draft de Shabazz Napier, un base que precisamente “eligió” LeBron James, pues fue él quien recomendó a Miami, la continuidad del base Norris Cole, el único jugador que tenía contrato garantizado, y las otras renovaciones que se han llevado a cabo a parte de las de Bosh y Wade, que son las del base Mario Chalmers y las de los pivots Udonis Haslem y Chris Andersen.

Como ven, no es que los Heat vayan a arrasar en la Conferencia Este, ni siquiera se les ve en principio candidatos al anillo, pero al menos no serán los Cavaliers del año uno sin Lebron James, aquellos de las 26 derrotas seguidas. Han sabido reponerse al golpe mucho mejor y formar un equipo que, en esta nueva y desconocida Conferencia Este, puede alcanzar un techo más alto de lo que parece.

Comentarios

1 comentario
  • Beatriz

    Dejen ya a Lebron tranquilo, el hizo lo que hizo en el HEAT y decidio volver a su ciudad, algo que nedie puede cuestionar.El HEAT sera un gran equipo sin el y nadie sabe hasta donde llegara, eso solo lo decidira el tiempo y la realidad ante los juegos. San Antonio Spurs no tiene grandes estrellas, sin embargo es un tremendo equipo, que jugando en conjunto ha logrado mucho en su historia, dejemos ya de especular y confiemos en el HEAt,ya cuando alguien se va se despide y punto.Yo soy una gran fan del HEAT y me molesta que esten hablando constantmente de lo mismo, ya hay nuevos jugadores y una nueva era para el baloncesto en Miami, dejemos todo atras y a empezar de Nuevo. Mis felicitaciones al gran Wade que ha seguido aca aun cuando las temporadas no han sido buenas..

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 julio 2014
  2. NBA 2014-2015 Análisis Conferencia Este (División Sudeste) 28 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *