11 junio 2017 Tenis

Nadal campeón por décima vez en París

El balear Rafa Nadal consiguió este domingo una gesta histórica que agranda la leyenda que el tenista de 31 años lleva en el polvo de ladrillo. Derrotó con contundencia al suizo Stan Wawrinka en sets corridos y se coronó por décima vez en la Copa de los Mosqueteros.

Rafa suma con esta victoria su décimoquinto torneo Major y deja atrás a Pete Sampras, quedando como segundo en la lista de máximos ganadores en este rubro tras Roger Federer que tiene 18. Asimismo el balear salta al segundo puesto del escalafón amenazando a Andy Murray que fue eliminado en semifinales.

Hablar de las cualidades de Rafa en su superficie fetiche es sin duda referirnos al dominio más brutal que tenista alguno haya logrado en ninguna otra. Basta decir que Rafa ha perdido en 13 años de participación apenas un par de veces – ante Robin Söderling en 2009 y ante Novak Djokovic en 2015 –

Ya se veía al manacorí venir en extremo fuerte, apabullando a cuanto rival le saliera al frente desde que arrancó la gira sobre arcilla. Décimo triunfo en Montecarlo, décimo en el Conde de Godó, quinta corona en Madrid y apenas una derrota en octavos de Roma, no dejaban duda que Rafa era el superfavorito para imponerse en París. Pero lo realizado en la capital francesa es sencillamente tiránico: ningún rival pudo hacerle más de cuatro juegos en un set. Todo le ha funcionado al Rey de la Arcilla: desde el saque, la volea, la punzante derecha, el revés, el físico. Todo.

Si se esperaba mayor pleito de parte de Dominik Thiem en semifinales, la venganza de Rafa fue avasalladora. Y ante Stan Wawrinka, un jugador que siempre que llegó a una final de Grand Slam, la ganó, salvo en los primeros compases del duelo, la victoria nunca estuvo en duda. Rafa salvó un ‘breakpoint’ en el tercer juego y a partir de allí no se detuvo. Buscando siempre que Wawrinka pegara en posiciones incómodas, enloqueció al suizo desde todos los sectores de la pista. Segurísimo con el servicio, efectivo con la derecha, abriendo la cancha con el revés y solucionando con imponentes ‘passing-shots’ ante las subidas del suizo. 4-2 que después se extendería a un 5-2 tras la confirmación del ‘break’ y una nueva rotura en el octavo que le dejó el parcial a su favor 6-2.

Casi todos los peloteos caían del lado del balear, mucho más fresco además que Wawrinka que necesitó emplearse cinco sets ante Murray en semifinales. Siempre con el pie en el acelerador, Nadal asestó otro golpe a la moral del de Lausana rompiendo en el segundo ‘game’ del segundo set. Dicha ruptura sería suficiente para tomar la manga 6-3 y quedar a una sola de sellar el campeonato. No quiso dar ninguna posibilidad Rafa a que Wawrinka respirara siquiera un momento y de arranque le roba el servicio en el inicio del tercero. Autoritario el de Manacor siguió presionando y en el quinto juego y séptimo juegos vuelve a apoderarse del saque del suizo que ya hacía rato que había bajado los brazos ante la abrumadora capacidad de su contrincante y el partido acaba 6-1. Colosal el desempeño de Nadal en este Roland Garros, sencillamente el mejor tenista de todos los tiempos en polvo de ladrillo y será muy difícil que alguien pueda emular lo que está realizando el genio español.

Vía y Foto | Roland Garros

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *