25 mayo 2017 Fútbol

España ha ganado cuatro veces la Eurocopa sub 21

El Campeonato de Europa en categoría sub 21 se creó en el año 1987 y desde entonces se celebra habitualmente de forma bianual. Ahora que este verano de 2017 toca una nueva edición, que España está clasificada después de una edición de ausencia y que nuestro país es uno de los que más triunfos tiene en este campeonato, cuatro (solamente mejorado por los cinco que tiene Italia), vamos a repasar los años en los que España consiguió la victoria y los jugadores más destacados de aquellas generaciones.

1986, con Manolo Sanchís como MVP

El primer campeonato que ganó España fue el de 1986, la edición posterior a la de 1984 en la que el equipo nacional perdió en la final ante Inglaterra. Por aquel entonces, el torneo no se jugaba con el formato actual y los equipos disputaban una pequeña fase de grupos y una ronda de eliminatorias, todo a ida y vuelta, de ahí que no hubiera una convocatoria fija de jugadores.

El palmarés de Sanchís incluye 8 ligas, 2 copas, 5 Supercopas y 2 Copas de Europa

Por eso, la lista de jugadores españoles que participaron en ese torneo es amplia, así que vamos a quedarnos con los más activos, empezando por Manolo Sanchís. El ex defensa del Real Madrid, ya por entonces en el primer equipo, fue elegido como el mejor jugador del torneo, en los inicios de una carrera que le llevarían a ganar muchos otros títulos con el Real Madrid, aunque ninguno otro con la selección, con la que disputó 48 partidos.

Luis Suárez era por entonces el seleccionador sub 21. Suárez normalmente apostaba por Ablanedo en portería, por jugadores como Andrinúa, Solana o Quique Flores en la retaguardia, además de Sanchís. En la sala de máquinas, la manija la solían llevar Eusebio Sacristán, Robert Fernández o Ramón Calderé, y el gol en ese torneo fue cosa de Txiki Berigistain y de Eloy Olaya, que lograron tres cada uno.

1998, el título del 1-0

Diez años más tarde del primer título, en 1996, España perdía la oportunidad de ganar el segundo jugando como local y con Raúl y De la Peña en las filas de su equipo, perdiendo la final en los penaltis ante la Italia de Buffon, Cannavaro, Totti o Nesta. Pero en 1998, España se resarció y conquistó su segundo título, ganando la final a Grecia en un torneo que se jugó en Rumanía.

Arnau es ahora director deportivo del Málaga, el equipo en el que más jugó

El formato de esa ese torneo era el de una fase de eliminatorias a un sólo partido entre los ocho equipos clasificados de la fase de grupos previa. España ganó a Rusia, a Noruega y a Grecia por el mismo resultado, 1-0, y la fiabilidad defensiva de aquel equipo de Iñaki Sáez quedó premiada, más allá de con el título, con la selección del portero Francesc Arnau como mejor jugador del torneo.

Si bien, Arnau nunca llegó a ser internacional absoluto. De la lista que jugó la fase final del torneo, sólo once jugadores debutaron con La Roja y, como comprobaréis cuando leáis los nombres, no todos tuvieron continuidad: López Rekarte, García Calvo, Michel Salgado, Ito, Benjamín, Angulo, Guti, Víctor Sánchez del Amo, Salva Ballesta y Juan Carlos Valerón.

2011, con dos campeones del mundo en filas

Habrían de pasar de nuevo más de diez años para que España se coronara con campeona de Europa sub 21. Sería en 2011, en un torneo que se jugó en Dinamarca y en plena efervescencia eufórica del fútbol español. Tal era así que en aquella selección que dirigía Luis Milla había nada menos que dos jugadores que habían ganado con la absoluta el Mundial de 2010, Javi Martínez y Juan Mata.

Mata y J.Martínez no tuvieron reparos en “bajar” a la sub 21 después de ser campeones del mundo

El propio Mata sería galardonado como el mejor jugador de ese torneo en el que España practicó un fútbol muy por encima del nivel del resto. Pasó la fase de grupos como primeros, sólo cediendo un empate ante Inglaterra en el debut, sufrió para ganar a Bielorrusia en semifinales, aunque terminó goleando en la prórroga, y superó a Suiza fácil en la final, con un bagaje en total de 11 goles a favor, cinco de ellos de Adrián, y solamente dos en contra.

Además de los ya citados, otros muchos jugadores debutaron con la absoluta. Algunos hoy día son fijos, como De Gea, Azpilicueta o Thiago, otros han tenido más o menos continuidad, como Ander Herrera o San José, y hay otros de los que en su día (y no hace tanto) se esperaba mucho más y ya no se espera tanto, casos de Muniain, Capel, Bojan, Adrián y, más sangrantes, Jeffren o Nsue. Y luego está el caso de Domínguez, ya retirado por culpa de las lesiones.

2013, triunfo de la generación de Thiago y Canales

Para el cuarto tan sólo hubo que esperar dos años, pues a la siguiente edición España repetía triunfo. A este torneo de 2013 que se iba a disputar en Israel, el seleccionador Julen Lopetegui contaba con jugadores que ya sabían lo que era ganar el torneo, como David De Gea, Martín Montoya, Iker Muniain o Thiago, que en esta edición ya era el jefe del equipo y fue el más que justo ganador del premio al mejor jugador.

España se paseó con jugadores que acumulaban gran experiencia pese a su juventud

A ellos, hay que sumar una lista de talentosos futbolistas como Isco, que ya había debutado con la absoluta, Koke, Carvajal, Íñigo Martínez, Morata (que fue el máximo goleador del torneo con 4 dianas), Rodrigo, Nacho, Bartra, Tello … Todos jugadores hoy de primera fila y que han jugado con La Roja. No nos olvidamos de Illarramendi, pues su gran actuación en el torneo le catapultó al Real Madrid.

El dominio de España en la competición fue todavía mayor que dos años antes. España ganó los tres partidos de la fase de grupos (ante Holanda, Alemania y Rusia) sin encajar un solo gol, ganó por un claro 3-0 a Noruega en las semifinales y goleó a Italia por 4-2 en la final, con exhibición de Thiago incluida, en el que fue el último gran éxito de la selección española hasta la fecha.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *