Ecuador y Brasil empatan en un mal partido de los cariocas

Ecuador y Brasil empatan en un mal partido de los cariocas

Escrito por: Javi    30 marzo 2009     Comentario     2 minutos

Si en la selección de Brasil quien más brilla es el portero, es que algo no va bien. Y eso mismo pasó en la madrugada de ayer en el Estadio de Atahualpa, donde Ecuador recibió a la poderosa Brasil y mereció mucho más que el empate final, si no hubiera tenido el guardameta del Inter, Julio Cesar, una gran noche, y la delantera ecuatoriana tuviera más pegada.

Y es que la Brasil de Dunga no funciona. El seleccionador juntó en el campo a un sinfín de estrellas: Maicon, Marcelo, Elano, Robinho, Luis Fabiano, y Ronaldinho, entre otros. Sin embargo, las estrellas parecían los ecuatorianos. Ronaldinho demostró una vez más su lamentable estado de forma, que arrastra ya desde hace dos años, el centro del campo brasileño sufrió sin balón y los centrales se las veían crudas para tapar las internadas de Guerrón, Valencia o Mendez. Aun así, Brasil marcó primero.


Julio Baptista entró al campo sustituyendo a Ronaldinho, un fantasma, en el minuto 71. Tres minutos después, el primer balón que enganchó la Bestia perforó la red, con la ayuda del meta ecuatoriano Cevallos. Derechazo de Batista e injusto premio para los brasileños, que se encerraron en su terreno de forma descarada. Hasta el minuto 89 siguió guardando a cero su portería Julio Cesar, pero Noboa aprovechó un rechace del portero brasileño para devolver la justicia al marcador. La Tricolor tendría aun un par de llegadas más a portería, conscientes de que el empate no premiaba lo visto sobre el campo ni les valía de mucho, pero el marcador no se movió.

La clasificación en la CONMEBOL, tras 11 jornadas disputadas, queda tal que así:

1º Paraguay 23 puntos
2º Argentina 19
3º Chile 19
4º Brasil 19
5º Uruguay 16
6º Colombia 14
7º Ecuador 13
8º Venezuela 10
9º Bolivia 9
10º Perú 7

Vía | Marca


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.