Liga de Campeones 2011/12: Real Madrid y Chelsea se acercan a semifinales

Liga de Campeones 2011/12: Real Madrid y Chelsea se acercan a semifinales

Escrito por: Fernando    27 marzo 2012     3 Comentarios     3 minutos

Benzema y Kaká practicamente sentencia la eliminatoria. El Chelsea también toma ventaja ante el Benfica.

El Real Madrid ha hecho buenos los pronósticos que le daban como favorito ante el Apoel y ha puesto pie y medio en semifinales de la Champions League tras ganar por 0-3 en Chipre. Benzema en dos ocasiones y Kaká fueron los autores de los goles madridistas que no fueron nada fáciles de conseguir. El Chelsea también se acerca a las semis al ganar por 0-1 al Benfica con asistencia de Torres en el gol.

Comenzamos hablando del partido del Apoel que, sabedor de su inferioridad, se plantó atrás intentando mantener su puerta a cero. Este objetivo se cumplió durante 73 minutos, el tiempo que necesitó el Madrid para madurar el partido y acertar por fin con la portería después de haber dominado el partido y tener algunas, aunque no muchas, buenas ocasiones.

José Mourinho afrontó este partido con algunas novedades en su once inicial. La baja de Xabi Alonso fue cubierta por Sahin que estuvo bien aunque hay que esperar partidos de más calibre para medirle. Las bandas fueron para Arbeloa y Coentrao mientras que arriba estuvieron Benzema, Higuain y Cristiano Ronaldo.

Desde el inicio se vio que el planteamiento del Apoel era ultradefensivo. Los chipriotas se echaron atrás y dejaron el dominio del balón al Real Madrid que durante muchos minutos lo movió de forma demasiado lenta como para conseguir inquietar a su rival. Aún así, Ozil avisó a los 13 minutos con un buen tiro de volea desde el punto de penalti despejado por el portero.

Los blancos intentaron entrar por banda y probar desde fuera del área sin éxito. La mejor ocasión durante estos 45 minutos la tuvo Benzema en una incorporación de Sahin que le puso el balón en línea de gol, listo para empujar, pero que el francés tiró por encima del larguero, algo casi más difícil que empujar a portería.

En la segunda mitad el panorama fue el mismo. El Madrid controlaba el balón y lo intentaba con disparos desde fuera del área que no vieron puerta. Las cosas arriba no terminaban de funcionar y Mourinho decidió meter a Kaká y Marcelo, dos cambios que le dieron un éxito rotundo.

Y es que de las botas de estos dos hombres saldrían los dos primeros goles blancos. En el primero, fue Kaká el que se internó por la izquierda y sirvió un balón perfecto a Benzema que peinó a la red. El gol desconcertó al Apoel que vio como en pocos minutos le hacían más ocasiones que en todo el partido.

Acto seguido al primer tanto, Cristiano Ronaldo estuvo cerca de hacer el segundo con un tiro raso sacado por el portero. Sería Kaká el que marcaría el segundo tras una gran internada por la izquierda de Marcelo que primero hizo una buena pared con Cristiano y que después desbordó a su par y se fue hasta línea de fondo para dar el pase de la muerte desde el suelo, un esfuerzo que Kaká no desaprovechó para marcar a placer.

La eliminatoria ya estaba resuelta pero por si había alguna duda Benzema completó su doblete en una contra blanca en la que Ozil, desde la derecha, le puso un balón perfecto que esta vez el francés si enviaba a la red para dar total tranquilidad a su equipo de cara al partido de vuelta que apunta a ser un mero trámite.

Más emoción podría haber en Stamford Bridge ya que en el otro partido de la jornada tuvimos un marcador más corto, un 0-1, pero muy alentador para el Chelsea. A los blues, como al Madrid, le costó más de 70 minutos ver puerta pero Kalou consiguió el único tanto del partido tras una buena arrancada de Fernando Torres por la derecha que desbordó a su defensor para plantarse en el área y servir a su compañero el tanto en bandeja. El gol fue un mazazo para el Benfica que mereció algo más y que se había podido adelantar previamente con cabezado de Jardel.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.