Cómo conservar los embutidos en casa

Cómo conservar los embutidos en casa

Escrito por: Altas Pulsaciones    16 abril 2020     4 minutos

Al comprar un embutido envasado o curado estás adquiriendo un producto que ha sido sometido a un proceso de elaboración muy cuidado para dar con el sabor y la textura adecuados. Es por ello, que debes conservarlo adecuadamente para no estropear el sabor o perder propiedades de la carne. Si sigues las siguientes recomendaciones, verás cómo puedes disfrutar de tus embutidos por más tiempo.

Consejos para conservar los embutidos envasados y cocidos

Estos embutidos contienen más humedad que los embutidos curados, por ende, suelen tener menos tiempo de conservación. En este grupo se encuentra la mortadela, el chorizo o la salchicha en sus diversas gamas que ofrecen marcas como Campofrío, por nombrar algunos ejemplos, desde las más conocidas para perritos calientes hasta las de pavo, pollo o todas sus variantes.

Jamon Cocido Campofrio

La mejor forma de conservar los embutidos cocidos es refrigerarlos a una temperatura no mayor a los 7° C. Otra alternativa es colocarlos en la parte de arriba del refrigerador donde se concentra la mayor cantidad de frío y en un envase hermético como, por ejemplo, una fiambrera.

No caigas en el error: las bolsas de plástico aumentan la humedad y hacen que el producto se estropee muy pronto, especialmente aquellos que tienen mayor cantidad de grasa. Si buscas algo que se conserven por más tiempo, compra embutidos de carne de aves, por ejemplo, las propiedades del pavo, por ser bajas en grasa hacen que este producto dure más tiempo en nuestras neveras.

Cuando compras un embutido cocido lo ideal es que lo consumas durante los siguientes días, pero si prefieres guardarlo te recomendados comprar un producto que venga empacado al vacío o guardarlo de esa forma una vez tengas el producto en casa.

Conservación de los embutidos loncheados

Embutido Cortado

Si has comprado un embutido loncheado, apila las porciones una sobre la otra formando una torre. Cubre el producto con un poco de papel film transparente y mételo en la nevera. La temperatura ideal oscila entre 4 a 8 °C, así que lo mejor es ubicar las lonchas en la parte superior o central de la nevera. Otro truco que quizá no sabías es que también puedes guardar este tipo de embutido en el congelador, pero antes de comerlos deberás dejarlos fuera unos minutos para poder separar las lonchas. Al estar cortados muy finos, no son necesarias horas.

Una forma de mantener el sabor perfecto al comer embutidos loncheados es la siguiente:

  • Saca el embutido de la nevera unos minutos antes de comerlo para que vaya tomando temperatura del ambiente
  • Retira el papel film con cuidado, coge las lonchas que vas a comer y colócalas sobre un plato
  • Deja que las lonchas tomen un poco de aire unos minutos más
  • Cómelas y verás que el sabor es igual al primer día

¿Cómo almacenar los embutidos curados?

Si has comprado un embutido curado de una sola pieza, como jamón serrano, lomo, chorizo, fuet y todas sus variantes, no debes conservarlo dentro de la nevera, sino en una habitación fresca con una temperatura estable entre 15 y 20° C, muy oscura o donde el sol no dé directamente sobre la carne curada para que no sude, ni se dañe. El lugar donde coloques tu embutido debe estar bien ventilado, fresco y libre de humedad.

Embutido Conservar

Si tienes una bodega, despensa o alacena debes saber que estos son los mejores lugares para conseguir una óptima conservación. Adicionalmente, la pieza es conveniente que quede colgada con la parte cortada hacia abajo y separada de otros embutidos curados, no deben rozarse. Debes tapar la punta que has cortado y cubrirla con un poco de aceite de oliva (o grasa animal) y papel film, para que el aire no esté en contacto con la carne, ya que este puede contaminarla y hacer que el sabor se vuelva rancio.

También puedes cubrir la punta con un poco de sal gruesa y envolver con papel de aluminio. Si has comprado una pieza para un consumo posterior (no inmediato), un truco es batir una clara de huevo sin llevarla a punto de nieve y untar toda la corteza.

Durante el verano puede ser que el lugar de almacenamiento no esté lo suficientemente fresco y debas recurrir a la nevera para no perder el género. En ese caso, la carne se pondrá dura, pero podrás ayudar a ablandarla colocando sobre el embutido un paño de algodón húmedo. La humedad del paño ablandará la tripa y la carne, así podrás cortarla y comerla sin problemas.

Salchichon Vacio

Cuando tu embutido es una pieza entera como el jamón serrano, cada vez que cortes un trozo, guarda un poco de la corteza del jamón y cubre la superficie. De esa forma, el sabor se mantendrá intacto, a la vez que no se secará.

Por supuesto, una garantía de calidad y muy importante es comprar de excelente calidad, pues la elaboración y selección de carnes de primera hacen que duren intactos por mucho tiempo en nuestras despensas y neveras.

Comentarios cerrados


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.