Sandro Rosell asume toda la culpa del escandaloso viaje a Pamplona del Barcelona

Sandro Rosell asume toda la culpa del escandaloso viaje a Pamplona del Barcelona

Escrito por: Javi    5 diciembre 2010     2 Comentarios     4 minutos

Ayer, el Barcelona protagonizó otro esperpéntico episodio, con su viaje – no viaje a Pamplona, que nos tuvo en vilo durante toda la tarde y que obligó a retrasar el comienzo del encuentro unos 45 minutos. Hoy, no se habla de otra cosa y con razón, en todas las columnas y editoriales de la prensa de este país, en algunas, con más bilis que en otras, pero todo merecido. Hasta los ultras del Sport fueron críticos.

Y después de escuchar miles de versiones y de leer opiniones de todo tipo, a mí sólo me quedó claro una cosa: la culpa de todo la tiene Sandro Rosell. Puede que fuera Guardiola quien ideara todo esto, poder tiene para ello, o puede que la RFEF pusiera su granito de arena, pero la cabeza del barcelonismo, su mandamás, su presidente, es el hombre que debe tener la última palabra.


Como presidente del Barça, es Rosell quien tiene la última palabra. Si es cierto que la RFEF mintió sobre la posibilidad de suspensión, fue Rosell quien se tragó la mentira. Si es cierto que todo es una Guardiolada, una pataleta del de Santpedor, es Rosell quien la consiente. Por eso, el presidente del Barça, en un elegante ejercicio, ha asumido toda la responsabilidad del affaire Pamplona en una carta publicada esta mañana:

Estimados socios y aficionados del FC Barcelona,

La jornada que se vivió el sábado, con todo lo que sucedió alrededor del partido que el primer equipo de fútbol jugó en Pamplona, merece una reflexión pausada. En primer lugar, quiero felicitar públicamente al equipo y a nuestros técnicos, que nuevamente demostraron que son capaces de convertir cualquier dificultad en un reto. La victoria en Pamplona tiene un mérito extraordinario.

En estas últimas horas he leído y escuchado comentarios de todo tipo. Se ha criticado nuestra falta de previsión, nuestra estrategia de comunicación y se ha puesto en duda nuestra actuación como Club gestionando la crisis de ayer. Yo, personalmente, asumo toda la responsabilidad de lo que sucedió en las horas previas al partido del sábado. Yo dirigí las gestiones con la Real Federación Española de Fútbol y es mía toda la responsabilidad de lo que se derivó. Creí en la palabra de los dirigentes de la Federación y de los rectores de AENA. Y, a pesar de mis errores, lo hice siempre pensando, por encima de todo, en los intereses del Barça. De todo ello, sacaremos conclusiones para el futuro.

Los socios depositaron en mí su confianza para presidir el Club y este extraordinario encargo me obliga a ser autocrítico por el bien de la Entidad. Acepto y entiendo que se critique mi gestión, pero me rebelo ante las injusticias. Y es injusto que acusa nuestros ejecutivos o, incluso y de manera incomprensible, nuestro entrenador y nuestros jugadores de no querer viajar a Pamplona sino era en avión. Y eso es absolutamente falso, injusto e inaceptable, ya que todas las decisiones las tomé y/o autoricé yo personalmente. No debe valorar más que la profesionalidad y el compromiso con el que nuestros técnicos y jugadores afrontaron ayer el desplazamiento y el partido en Pamplona. Yo sólo puedo tener palabras de gratitud y de orgullo.

Quisiera terminar este escrito pidiendo a todos, más que nunca, vuestro apoyo y una unidad muy necesaria. Los retos que tenemos por delante son formidables, y necesitamos el empuje de todos. Que ante todo, estén siempre los intereses comunes del Barça. Este es y será siempre mi firme propósito.

Atentamente,

Sandro Rosell
Presidente FC Barcelona

Rosell exime de culpa a cuerpo técnico y jugadores, como debe ser, aunque lanza una pullita a RFEF y a AENA, como no debe ser. Si bien me sobran algunas frases, esta carta viene a poner un poco de luz en este turbio asunto, algo que hacía falta, además de que nos sirve para señalar a alguien de forma oficial, aunque sólo esté defendiendo a los suyos.

El error de Rosell le hubiera costado caro al Barcelona de no ser por el capotazo de Patxi Izco. Pese a que Osasuna era el gran afectado y que pudo ganar un partido en las oficinas que en el campo lo iba a perder, como así ocurrió, el presidente rojillo mantuvo una postura firme, correcta y loable, cediendo lo que había que ceder por el bien del sentido común.

Como anécdota, recuerdo un Xerez – Girona de hace 2 temporadas que se retrasó de nuevo por la manía de viajar el mismo día de partido. El equipo azulino y sus aficionados esperaron alrededor de una hora y media y después vio como el equipo visitante se llevaba un punto. En ningún momento se habló de suspensión ni de regalar 3 puntos. Lo que primó fue el sentido común, y ayer, el que más tuvo que tenerlo, Rosell, no lo tuvo en absoluto.

Vía | FC Barcelona


un comentario

  1. Ramón Gefaell de la Peña dice:

    Es ¿curioso?, que ahora, cuando el ‘Real’ ha tenido el batacazo, que ningún merengue esperaba, se tenga que empezar a cuestionar, y dar tanto bombo a un error (?) de retraso de viaje a Pamplona, por el desasrtre de unos privilegiados controladores aéreos que sumen en la miseria a todo un pais.. y con la connivencia de la Federación Española de Futbol, que donde dije digo, digo Diego.. ¡Qué pena, Dios ! No se lo creen ni los que montan este ‘pollo’….

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.