Victoria in extremis del Real Madrid ante el Getafe

Victoria in extremis del Real Madrid ante el Getafe

Escrito por: Javi    22 abril 2009     3 Comentarios     2 minutos

Minuto 87. Parte de los aficionados presentes en el Bernabeú comenzaban a abandonar sus asientos ante el lanzamiento de penalty que se disponía a lanzar Casquero y que con toda probabilidad colocaría el dos a tres en el marcador. Mientras algunos decían adiós a la liga, aparecía Iker Casillas. No le gusta que le llamen El Santo, pero lo de hoy es casi un milagro. Mérito de Casillas, o demérito de Casquero, que quizá pecó, por seguir con la terminología religiosa, de pardillo. El colofón llegó de las botas de Higuaín.

Hasta entonces, el Getafe había mandado dos veces en el marcador. Un ex, Soldado, aprovechó las facilidades defensivas del Madrid para colocar el 0-1 a los 10 minutos, y que neutralizó Pipita Higuaín antes del descanso. La entrada de Robben en la reanudación sirvió de poco, y el holandés tuvo que abandonar el campo, al sufrir su enésima lesión. Mal pintaban las cosas cuando llegó el tanto de Albín en el 84, pero dos minutos después, Guti, el apartado, igualaba las cosas de falta directa.


Llegaron entonces los minutos locos. Casquero se planta en el área y es derribado por Pepe, que no contento con eso, la emprende a patadas con el jugador caído en el suelo. El rifi rafe se salda con un puñetazo del portugués al rostro de Albín y con reparto de insultos al colegiado tras ver la tarjeta roja. Pepe dejaba al Madrid con 10 en una acción incompresible, y que va a dar mucho que hablar.

Pero el Madrid de Juande está tocado por los dioses. Casillas detuvo el penalty lanzado a lo “Panenka” por Casquero y sellegó al tiempo añadido, donde la suerte sonreiría al conjunto blanco en una nefasta noche justo cuando más lo necesitaba. Llamenle suerte o llamenle calidad, porque el disparo de Higuaín, que coloca momentáneamente al Madrid a tres puntos del líder, tiene un poco de cada, más fuerza, rabia y esa magia que caracteriza al argentino.

En el otro partido adelantado al martes, el Athletic consiguió tres puntos vitales en su lucha por la salvación, al superar al Numancia en su feudo. Fueron los locales quienes se adelantaron en el marcador, con un gol de Domingo Cisma, pero el dominador del encuentro fue el Athletic, a pesar de quedarse con uno menos en el minuto 19. Toquero y Llorente le dieron al vuelta al marcador y, una vez igualadas las fuerzas tras la expulsión de Boris, el equipo bilbaíno aguantó el empuje de los sorianos y se apunta tres puntos que lo alejan de momento a 7 del descenso. Por su parte, el Numancia se hunde como colista y cada jornada que pasa parece un poquito más condenado.

Foto | Marca


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.