14 mayo 2016 Fútbol

La Eurocopa de 1988 fue la última con Miguel Muñoz como seleccionador

La UEFA decidió que para el torneo de 1988 el país de Alemania Occidental fuera la sede, por primera y única vez hasta entonces en la historia de las Eurocopas. España, todavía dirigida por Miguel Muñoz, llegaba a este periplo con ilusiones renovadas después del subcampeonato de 1984 y después de hacer un buen torneo en el Mundial de México de 1986, cayendo en cuartos en los penaltis.

Para ser una de las siete selecciones que consiguieran plaza a la fase fina de la Eurocopa, España tendría que finalizar como primera de un grupo en el que se mediría a Austria, Albania y Rumanía. Desde el principio se sabía que la selección rumana, liderada ya por Gica Hagi, iba a ser el hueso a roer, pero España estrenó la fase de clasificación precisamente con una victoria ante los de los Cárpatos, con un gol de Michel.

España saldó también con triunfo la visita a Albania, en un partido que se complicó pues ellos marcaron primeros y el gol de la victoria no lo hizo Joaquín hasta el 84 (su único gol como internacional, por cierto). E igualmente saldó con otro triunfo la complicada salida para medirse a la Austria de Tony Polster, igualmente con otro gol en el tramo final, del Lobo Carrasco para el 2-3.

Los problemas llegaron cuando España cayó por 3-1 en su visita a Rumanía. Tras ganar a Austria por 2-0 y tras la victoria de Rumanía en Albania, ambos equipos llegaban empatados a puntos y con la diferencia de goles a favor de los rumanos. España ganaba por 5-0 a Albania, un resultado contundente pero que no hubiera sido suficiente de haber ganado Rumanía, pero por suerte, Austria nos echó una mano y aguantó el 0-0.

Butragueño lideró a la selección española en la segunda mitad de los 80

Con Butragueño y el resto de la Quinta del Buitre, con Camacho o Zubizarreta en la portería, España se presentaba a una Eurocopa que no iba a ser nada fácil, porque enfrente tendría como rivales a la anfitriona, Italia y Dinamarca. Una selección danesa con ganas de revancha de lo sucedido en la anterior Eurocopa pero que se quedó con ellas, pues España debutaba con una victoria por 2-3 que nos daba esperanzas.

Esperanzas que se tornaron vacías, pues la selección cayó en los dos encuentros siguientes. Ante Italia, España cayó por la mínima con un gol de Vialli, todavía con pelo. Con la obligación de ganar a Alemania para conseguir plaza en semifinales, de nada sirvió acordarse de la gesta de Maceda cuatro años antes, pues los germanos se tomaron revancha y nos obligaron a hacer las maletas con dos goles de Rudi Voller en Munich.

Miguel Muñoz, en las cromos de la Eurocopa 1984

Ahí acabó el periplo de España por esta Eurocopa y el fin de una buena época para el fútbol nacional, la de los ochenta. Tras el torneo, Miguel Muñoz se retiraría definitivamente como seleccionador, falleciendo tan sólo dos años más tarde, y el puesto recaería en Luis Suárez, un hombre que llevó a España a lo más alto en la Eurocopa de 1964 como jugador, pero que no tendría éxito en su etapa como seleccionador.

De este torneo tan sólo falta reseñar el triunfo de Holanda. La oranje batió en semifinales a la anfitriona Alemania y en la otra semifinal la Unión Soviética de Dassaev se imponía a Italia. Así, los dos equipos que pasaron del Grupo B se medían en una final en la que Holanda por fin conquistó el título que había merecido en la anterior década, con una nueva generación con Koeman, Rijkaard, Gullit y Van Basten como los jefazos del nuevo fútbol total.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *