¿La excesiva diversificación de horarios en Primera División perjudica al aficionado?

¿La excesiva diversificación de horarios en Primera División perjudica al aficionado?

Escrito por: Fernando    19 octubre 2011     Comentario     3 minutos

Sometemos a debate el excesivo número de horarios a los que se disputan partidos en cada jornada de Primer División.

He de confesar, que el actual reparto de horarios en nuestra liga de Primera División no me gusta nada. Todo en su justa medida es bueno, pero desde mi punto de vista se ha llevado demasiado al extremo aquello de no hacer coincidir partidos de forma que este mismo año hemos tenido algunas jornadas con 10 partidos en 9 horarios diferentes, lo que me parece que tiene unos cuantos inconvenientes.

Es muy probable que muchos tengáis una opinión diferente y estaré de acuerdo con vosotros si me decís que el reparto de horarios permite servir fútbol en directo a otros países o que de esta forma tenemos la opción de ver todos los partidos pero ¿cuánta gente dedica todo el fin de semana a ver 8 partidos de liga y pone la guinda el lunes con un noveno que le sirve de aperitivo para la Champions del martes? Se de algunos pero no es lo normal así que permitirme analizar unos cuantos inconvenientes.

Uno de los principales problemas de estos horarios es que la atención sobre la jornada se liga se difumina por completo. El aficionado que quiere saber de primera mano qué ocurre debe estar pendiente de la tarde y noche del sábado, mañana, tarde y noche del domingo e incluso la noche del lunes. Pedir la atención del aficionado en tantas franjas horarias es demasiado y eso hace que muchos de los partidos que se juegan pasen absolutamente desapercibidos para el aficionado medio más allá de ver el resultado o los goles en algún resumen.

Por otro lado, creo que se ha perdido la magia de los domingos por la tarde futboleros y del tradicional carrusel de partidos. Recuerdo de toda la vida que los domingos por la tarde era momento en el que estábamos atentos a la radio porque nos gustaba escuchar qué hacía nuestro equipo y a la vez enterarte de qué hacían los demás, la lucha por el título, los próximos rivales… Esa magia de tener muchos partidos en directo, las conexiones con los campos, los goles que se solapaban, las rondas de resultados…para mi al menos tenía algo especial y permitía a todos los aficionados tener una visión global de como marchaba el campeonato.

Sin embargo, este domingo hice la prueba de poner la radio en la tarde del domingo y entre que los equipos europeos jugaron el sábado y que el domingo se repartían los horarios, solo había un partido de Primera. Creo que no se puede hablar de un carrusel con un solo partido porque debe ir en contra de la propia definición de la palabra.

En vista de todo ello, es probable que haya que reconsiderar algunos horarios. Por ejemplo, habrá que estar atentos a los resultados que da el experimento de los domingos por la mañana, un horario familiar, para dormir, salir al aperitivo o, si eres muy amante de los deportes, ver muchos otros como ACB o motociclismo por no decir que se ha robado el que era horario estrella de Segunda.

¿Y él de los domingos a las 16:00? Me temo que a mucha gente le pasa desapercibido entre sobremesas, cafés con los amigos y comidas familiares. ¿Y los lunes noche? Más de uno en un lunes anda metido en sus rutinas habituales de trabajo y estudios y no puede centrarse en un partido de liga aunque lo desee.

Si yo pudiera elegir, cada semana elegiría dos partidos de la jornada, uno el sábado y otro el domingo y esos los colocaría sin que se solaparan con ningún otro. En cuanto al resto, unificaría los horarios lo más posible para facilitar al aficionado el seguimiento de la competición pero claro está que yo no mando, sino las televisiones, y éstas ya han dejado claro que piensan de forma diferente a la mía.

¿Cuál es la vuestra? Nos gustará conocerlas a través de los comentarios.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.