NBA: Mychal y Klay Thompson, de tal palo tal astilla

NBA: Mychal y Klay Thompson, de tal palo tal astilla

Escrito por: Javi    16 enero 2015     Comentario     3 minutos

El draft de 1978 es el draft en el que llegó Larry Bird a la NBA. Sin embargo, el mejor jugador de aquella generación no fue precisamente el número 1 de ese draft, pues los Celtics no eligirían al que fue su gran estrella hasta el sexto lugar. El número 1 de aquel histórico draft fue Mychal Thompson, y desde que fue elegido como tal marcó historia, pues nadie nacido fuera de los Estados Unidos había alcanzando antes la posición más alta.

Thompson nació en las Bahamas, aunque en la práctica resultara un estadounidense más pues vivía desde pequeñito en el país. Jugó en un instituto de Miami, cumplió el ciclo universitario con los Golden Gophers de Minnesota (donde también estaría el que fuera años más tarde uno de sus grandes rivales en la NBA, McHale), y llegó a la gran liga elegido por los Portland Trail Blazers.

Klay Thompson es hijo de un número 1 del draft

Jugando como ala pívot o como pívot, Thompson fue un jugador importante en unos Blazers que, ya sin Bill Walton, no pudieron ser como aquel equipo que ganó el anillo en 1976. En 1986, Thompson fue traspasdo a los Spurs, donde estuvo media temporada antes de acabar en los Lakers. Allí disfrutó de los últimos años del showtime y ganó dos anillos, siendo uno de los principales jugadores de la rotación de aquel mítico equipo.

En Los Ángeles, en 1990 y durante su una de sus últimas temporadas en la NBA, nació su segundo hijo, al que bautizó como Klay. Un hijo que, actualmente, es digno heredero de su padre e incluso va camino de superarle. Mychal puede presumir que el fue un número 1 de un draft y su hijo ni siquiera fue top 10 en 2011, y que tiene dos anillos, pero la huella que puede dejar Klay, el poso, el recuerdo, puede ser mucho mayor al ritmo que va.

Realmente, no hay ninguna rivalidad entre padre e hijo, sino todo lo contrario. Si Klay es el tipo de jugador y persona que es, lo es gracias a su padre. Un padre que, para mantener a su hijo en el buen camino, no ha dudado en reprenderle públicamente desde su trabajo como locutor de radio cuando ha hecho algo que no es debido, e incluso llegó a administrar los ingresos de su hijo, para evitar que acabe en la ruina como muchos otros NBA.

El sueño de Mychal es ver a su hijo jugando en los Lakers

Está claro que Klay será una gran estrella y que tiene muchas posibilidades de hacer las cosas como es debido si sigue al dedillo los consejos de su padre, que sabe de lo que se habla. Lo que ya no sabemos es si cumplirá el último sueño que Mychal tiene para con su hijo, el de verle vestido de púrpura y oro con la camiseta de los Lakers. Su ampliación de contrato con los Warriors ha puesto las cosas difíciles, pero hay puertas que nunca se cierran.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.