Qué ha ganado y qué ha perdido el Barcelona con el trueque Eto’o – Ibrahimovic

Qué ha ganado y qué ha perdido el Barcelona con el trueque Eto’o – Ibrahimovic

Escrito por: efortes    22 diciembre 2009     4 Comentarios     4 minutos

Tras finalizar 2009 me preguntaba yo el título de este post. El Barcelona sigue dominando allá donde va, ganando el mundialito de clubes (no sin dificultad) y liderando la liga pese a tener al mejor segundo clasificado de la historia. Y eso que cambió a un nueve como Samuel Eto’o por otro completamente diferente, pero nueve también, Zlatan Ibrahimovic. Entonces, ¿qué ha cambiado en Can Barça?

Lo primero destacable es que cambiaron 50 millones de € de propietario. Ambos 28 años, ambos relativamente conflictivos en el vestuario y ambos delanteros pertenecientes al top 5 de nueves natos del panorama moderno, una comparativa entre ambos es razonable, discutible y opinable: un traspaso incluyendo 50 millones es un despropósito, por mucho último año de contrato de Samuel Eto’o.

Yéndonos a lo deportivo, el Barça ha ganado en juego sin lugar a dudas. El sueco es mucho más capaz a la hora de crear paredes, dar pases imposibles y combinar con la línea de 3 centrocampistas. Su inclusión en la delantera hace que el resto de jugadores en ataque puedan orbitar a su alrededor y beneficiarse de su técnica y visión de juego. También ha ganado a la hora de sacar la pelota sin jugar, algo que realmente no necesita, pero que de cuando siempre hace falta y ahí el sueco impone su altura y su cuerpo para bajar balones y redistribuirlos al ataque. Finalmente podemos decir que no ha ganado, pero que ganará, en capacidad de driblaje y desequilibrio de un partido concreto. Zlatan es uno de los mejores regateadores del planeta y él solo es capaz de driblar varios defensas y bien marcar a placer, bien asistir al resto de delanteros. Aún no ha sacado este as en la manga, pero esperemos que pronto vuelva a recuperar ese ansia dribladora y aporte ese extra al juego del club

En la parte negativa es innegable que el Barcelona ha perdido carácter. La garra, el esfuerzo y la intensidad que el camerunés aplicaba en cada segundo del juego en el Camp Nou eran patentes y no sólo se ciñen a él mismo, sino al resto de sus compañeros: este año es difícil ver a Dani Alves presionar en el pico del área rival, siendo algo habitual el año pasado. Esto es debido en parte a la relajación tras haber ganado el triplete, pero no podemos negar la influencia de un carácter como Eto’o a la hora de presionar. Ha perdido en versatilidad, pues si bien el sueco es técnicamente superior el camerunés podía jugar en banda izquierda o derecha sin mayor problema, cosa que despistaba a la defensa y permitía mayor movilidad en el ataque. Por último cabe señalar que Samuel Eto’o tiene un potencial físico que el sueco no puede igualar, la potencia y velocidad de Eto’o aportó goles y dolor de cabeza a la mayoría de defensas a las que se enfrentó.

Como último apartado cabe destacar las cosas que no han variado. Por ahora Zlatan está manteniendo el número de goles muy alto, cosa que siempre hizo el camerunés y que esperemos que mantenga en el resto del año: cada vez más acoplado y más integrado en el sistema de juego. Pero sobre todo, y es en este aspecto en el que más dudas albergaba, Ibrahimovic mantiene el tipo en situaciones límite: Eto’o es un auténtico especialista en marcar y aportar en los minutos en los que a los cracks se les exige hacerlo. Tras un final de año penoso en la final de la Champions el primer balón que tocó lo convirtió en gol tras un quiebro hermoso (no habitual en él) y un zarpazo, previa presión a Van der Sar para que rifase la bola y generase esa ocasión. Ibrahimovic dejaba mucho que desear en situaciones extremas: sin embargo primer balón que tuvo en el clásico contra el Madrid, golazo de interior tras un desmarque perfecto por la espalda de Pepe con la pierna mala. A Ibra se le fichó para meter ese gol, no para meterle goles a equipos menores, con todos mis respetos a la parte baja de la tabla. A CR9 se le fichó para meterle el gol en el mano a mano de Valdés, no para regatearse a Pavón y Paredes y marcar a placer ante López Vallejo. Ni para romperle las manos al portero del Zúrich.

Así, 50 millones de euros menos, el juego del Barça sigue encantando, avasallando y ganando, con un 9 goleador, de 28 años y uno de los mejores nueves del mundo. El nombre, por ahora, parece que no importa demasiado.


3 comentarios

  1. Fernando dice:

    Yo pensaba que no igualaría en goles a Etoo pero de momento lo está haciendo. Me gusta la frase final del artículo “El nombre, por ahora, parece que no importa demasiado”, porque resume bien lo que pienso que pasa en el Barça. Ahora mismo es un equipo que funciona tan perfectamente que cualquier jugador que pongas funciona, sea un jugador contrastado como Ibra o canteranos como Pedro, Busquets, etc. o cualquiera con un mínimo de fútbol.

    Es lo mismo que ocurre cuando los equipos entran en dinámica negativa, que les puedes poner ahí a un crack y parece penoso (de hecho el Barça de las seis copas no es muy diferente al Barça que parecia desastroso en la epoca final de Rijkaard)…así que mientras que dure la dinamica positiva, todo ira bien para los aficionados del Barça.

  2. efortes dice:

    Fíjate que también cuando entran no sólo Pedro o Busquets, sino tipos como Jeffren, Thiago o Jonathan dos Santos parece que llevan jugando ahí años. Eso es un trabajo de la cantera, de la base guiada por los entrenadores del primer equipo. Desde luego en este club saben cómo trabajar su plantilla.

    Esperemos que acabe el año rondando los 30 goles Ibra, por ahora vaa ritmo de acercarse a esa cifra.

  3. uncule dice:

    Pues yo pienso que hemos perdido mucho, ahora no tenemos ni a uno ni a otro, y sobre todo menos dinero … vaya metedura de pata soltar a Etoo

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.