7 abril 2016 Fútbol

El Rangers volverá a jugar la próxima temporada en la máxima categoría escocesa

Llegado el verano de 2012, se conoció la fatal noticia para los aficionados al Glasgow Rangers. Su equipo, con una deuda voluminosa y sin plan de viabilidad para reducirla, estaba condenado a desaparecer y a refundarse naciendo bajo un nuevo nombre, The Rangers Football Club, y bajo un nuevo escudo, además de tener que empezar por lo más bajo de la competición liguera de Escocia, entre otros castigos.

El nuevo Rangers pidió a los clubes seguir en la máxima categoría, pero no accedieron. De igual modo, tanteó la posibilidad de empezar en The Championship, lo que sería la Segunda División, o al menos en la League One, la siguiente categoría, pero tampoco accedieron los clubes a dichas peticiones. Así, al histórico equipo no le quedaba otra que empezar desde la cuarta categoría. Comenzaba así su periplo en el infierno.

Con una plantilla completamente nueva, aunque con la prohibición de adquirir jugadores en traspaso, The Rangers comenzó su andadura por lo más bajo sin perder el apoyo de su afición, batiendo así récords de asistencia en partidos de tan baja categoría. La primera temporada fue bien, llegando a encadenar hasta once victorias consecutivas, para conseguir el ascenso de categoría con suficiente solvencia, liderando la liga desde la octava jornada.

La segunda temporada, ya con un equipo más reforzado para la League One, todavía fueron mejor las cosas, pues en los 36 encuentros el Rangers no perdió uno y tan sólo cedió tres empates, consiguiendo 106 goles y encajando solamente 18. El equipo no podía aparecer en la Championship con mejor aval, pero lo que los aficionados estimaban como un infierno de tres temporadas se iba a tener que alargar por una cuarta.

Su primera temporada en la segunda división no fue un paseo. El club de Glasgow se mantuvo casi toda la primera mitad del curso en la segunda plaza, viendo como el Hibernian se quedaba con la plaza de ascenso directo. En los playoffs, el Rangers superó al Queen of the South en la primera ronda y al Hibernian en la siguiente, por lo que se medía al Motherwell para arrebatarle su plaza de Premier League. Y ahí falló.

Por un duro global de 6-1, el Rangers se quedaba otro año más en Segunda División. El objetivo en este segundo intento era el de conseguir la plaza directa y eludir los playoffs y el partido de promoción. Así, el equipo de Glasgow comenzó la liga con once victorias consecutivas que lógicamente le catapultaron a la primera posición, puesto que ya no iba a perder a pesar de que la buena racha se acabara.

Así, y todavía con cuatro jornadas por terminar la competición, la victoria por la mínima sobre el Dumbarton, con gol de Tavernier, asegura la primera posición a The Rangers. El histórico equipo vuelve a la máxima categoría, así que en la temporada 2016-2017 volveremos a ver el mítico derby de Glasgow, Old Firm, un encuentro en el que siempre ha habido en juego algo más que los puntos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *