30 abril 2017 Otros

calentamiento: definición y tipos
A la hora de realizar ejercicio físico, una de los aspectos que cobra una especial relevancia es el calentamiento. Este calentamiento suele ser obviado por la mayoría de personas, las cuales achacan una cantidad ingente de excusas: falta de tiempo, desconocimiento a cerca del mismo, etc.

Por este motivo, en este artículo vamos a tratar de acercarles un poco qué es un calentamiento, cuáles son sus beneficios, distintos tipos…

El calentamiento podría definirse como el conjunto de ejercicios suaves y progresivos que tienen como finalidad preparar al organismo para la actividad física posterior (de mayor intensidad) y disminuir el riesgo de padecer una lesión.

Entre sus muchos beneficios, destacamos:

– Incremento progresivo de la temperatura corporal.
– Incremento del volumen de oxígeno en sangre.
– Aumenta el rendimiento muscular.
– Evita lesiones.

En cuanto a los tipos de calentamiento se refiere, existen dos a destacar: el calentamiento general y el calentamiento específico.

El calentamiento general se utiliza para poner en funcionamiento la mayor parte de músculos posibles. Es por ello que en él se realizan ejercicios en los que participa la totalidad del cuerpo, prácticamente. Su función no es otra que la de aumentar la temperatura corporal y el riego sanguíneo.

Y, por otra parte, se encuentra el calentamiento específico. Este calentamiento específico engloba una serie de ejercicios destinados a trabajar los músculos que mayor participación tendrán en la actividad física que se va a llevar a cabo inmediatamente después. Dichos ejercicios son de una intensidad mayor que aquellos que forman parte de un calentamiento general.

Como norma general, lo ideal sería confeccionar un calentamiento que involucrara tanto un calentamiento general como un calentamiento específico, lo que nos ayudará a obtener el mayor rendimiento en la actividad que vayamos a practicar, minimizando riesgos.

A todos los ejercicios que hagamos dentro de un calentamiento, es aconsejable el acompañarles con distintos estiramientos para hacer que los músculos y tendones alcancen su mayor grado de amplitud y de rango de movimiento.

Una de las preguntas más frecuentes que surge cuando diseñamos una rutina de calentamiento es cuál debe ser la duración del mismo. Esto es relativo, puesto que dependiendo de la actividad, el calentamiento tendrá una duración u otra. Sin embargo, y en términos generales, una rutina de calentamiento cercana a los 10-15 minutos sería la ideal.

Foto|CuidatePlus

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *