2 julio 2017 Ciclismo

Valverde de líder del Tour de Francia 2008

Cuando en el año 2015 Alejandro Valverde subía por fin al podio del Tour de Francia, el ciclista murciano sentía una enorme liberación. A pesar de haber ganado innumerables carreras, en varios países y en varios escenarios, Valverde tenía esa espinita clavada con el Tour, su carrera fetiche pero que nunca había sido lo que se dice amable con él, que parece que no le quiere.

Valverde podría decir adiós a lo que queda de temporada 2017

Para muestra, lo que ha sucedido durante la etapa prólogo del Tour de Francia 2017. Valverde llegaba a Dusseldorf con el objetivo de ayudar a Quintana de cara al triunfo final, pero desbordante de ilusión y con fuerzas para ser protagonista de la carrera. Desgraciadamente, una fatídica curva, el piso mojado y una valla se interpusieron en su camino y el ciclista español se despedía del Tour sin ni siquiera llegar a la meta de la etapa prólogo.

Esto nos ha hecho recordar la especial mala suerte de Alejandro Valverde con el Tour de Francia. Una especie de maldición que viene desde su primera participación, en 2005, cuando después de haberle ganado una etapa de montaña al mismísmo Armstrong tuvo que abandonar. Al año siguiente, en 2006, Valverde sufrió una caída en la tercera etapa y sufrió una fractura de clavícula que le impidió concluir la carrera.

En 2007, Valverde completó por primera vez un Tour y terminó en sexto lugar, pero a más de 10 minutos del ganador Alberto Contador y demostrando que la carrera se le hacía larga. Esto no le desanimó y en 2008 se presentó en la salida como uno de los principales favoritos después de haber ganado la Dauphine Libere, si bien los Pirineos y especialmente el Tourmalet acabaron con el sueño del español, que había comenzado bien ganando dos etapas.

El murciano se perdió tres Tours (2009, 2010 y 2011) por sus problemas con la Operación Puerto

El Tour de 2009 pasaba por Italia, país por donde Valverde no podía correr por sus líos con la Operación Puerto y la denuncia del Comité Olímpico Italiano. Así que se pierde ese Tour, más los dos siguientes ya que finalmente el TAS le declara culpable y lo castiga. Regresa en 2012, donde le ocurre de todo durante la primera semana (averías, pinchazos, caídas …) y pierde toda opción. Al menos, se desquita ganando una de las etapas más importantes.

En 2013, Valverde es segundo de la general en la etapa decimotercera, pero en esta jornada sufre una avería en el peor momento y pierde casi diez minutos. Al año siguiente, el murciano se ve de nuevo en el podio final y cumpliendo su sueño, pero en la última etapa en los Pirineos Valverde pierde el duelo ante los franceses Pinot y Peraud, y en la crono le es imposible recortar los escasos 2 segundos que le separaban del podio, arrastrando así su maldición un año más.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *