14 noviembre 2010 Tenis

Gael Monfils

Una de las mejores victorias de su vida se llevó el francés Gael Monfils (12) que eliminó en tres vibrantes muertes súbitas al suizo Roger Federer (1) en la jornada de semifinales del Masters 1000 de París-Bercy este sábado en el Palais Omnisports. El local salió airoso de cinco bolas de partido que enfrentó en el duodécimo juego del tercer set y terminó ganando sorpresivamente para colocarse por segundo año consecutivo en la final de este torneo.

Por poco y la final no fue 100% francesa ya que Michael Llodra de extraordinaria semana tuvo tres bolas de partido ante el sueco Robin Söderling (4) pero terminó cayendo en tres mangas. Habrá de todas formas un nuevo campeón de Masters 1000 este domingo ya que ni Monfils ni Söderling han ganado anteriormente un torneo de esta clase.

El primer partido de semifinales del sábado lo protagonizaron Robin Söderling y Michael Llodra. El francés en una semana de ensueño para él venía de vencer consecutivamente al serbio Novak Djokovic (2) – campeón defensor – y al ruso Nikolay Davydenko en las rondas previas. Se esperaba un partido de poder a poder y asi lo fue. El marcado cayó del lado de Söderling por 6-7(0), 7-5, 7-6(6) en 2 horas 49 minutos. Pero la parte más dramática fue en el duodécimo juego del set final cuando Söderling se vio en gran peligro al tener que soportar hasta tres bolas de partido con su saque. En el cuadro final de estadísticas Llodra conectó 24 aces contra 19 de Söderling y tuvo inclusive mejor porcentaje de puntos con el primer saque (88% contra 75%) pero el fallar esas tres opciones de quiebre y partido en aquel momento clave fueron un duro golpe psicológico para el francés.

“Hoy (ayer) fue un gran partido. No fue quizás bonito pero estoy aquí como el ganador. Creo que el tenis es un deporte muy mental porque todos puedes jugarlo, todos son muy buenos. De modo que es el aspecto mental el que decide muchos partidos.”

reflexionó Söderling

Llodra por su parte analizando el juego dijo:

“Estoy molesto. Estaría mintiendo si te dijera que no estoy molesto conmigo mismo. Pero creo que no hice nada mal. Quiero ver el lado positivo de las cosas. Vencí a Djokovic que es un Top 3; vencí a John (Isner) con quien perdi la semana pasada, venci a otro jugador que generalmente me molesta mucho. De modo que fui capaz de hacer buenos partidos. Una muerte súbita a veces es como una lotería”.

Con la derrota de Llodra el público local recargaría todo su aliento hacia el otro francés en escena Gael Monfils (12) que se vistió de gala tras ganarle a Andy Murray en cuartos y le ganó por primera vez en su carrera al suizo Roger Federer en otro partido que tuvo tintes dramáticos en el duodécimo juego del tercer set. Federer a diferencia del resto de la semana no estuvo tan fino ni con el servicio ni con sus golpes estando muchas veces impreciso pero por sobretodo volvió a ver los fantasmas al momento de cerrar los puntos de partido que se le presentaron.

Monfils ganaría el primer set 7-6(7) luego de haber sido superior en el saque a Federer (que a pesar de todo conectó 18 ases en el partido pero solamente 62% de primeros servicios). La señal de alarma estaba activada y el suizo lo entendió saliendo a presionar con la derecha aunque sin lograr una actuación brillante e hizo más recordar al pálido Federer de la mayor parte del año con varios errores no forzados y sin encontrar la fórmula para desestabilizar a un Monfils que hizo gala de sus acrobáticas patinadas. De todas formas el suizo tuvo un momento de despertar en el segundo tie-break que se lo llevó por un cómodo 7-6(1).

Era el momento de Federer que rompió por primera vez en el cuarto juego del tercer set y tras confirmar la ruptura en el quinto se puso 4-1 arriba. Todo parecía encaminado para el ex número uno del mundo. Pero fue allí que Monfils resurgió con el apoyo de las gradas que le dieron un bagaje de positivismo que se tradujo en contundencia con sus golpes ganando 3 juegos en cadena y emparejando el duelo. Al igual que en el partido entre Llodra y Söderling el juego número 12 sería clave. Federer tuvo 5 pelotas para romper y de paso ganar el partido pero no logró concretar alguna. Caso similar le sucedió este año en Indian Wells (ante Baghdatis), en Miami (ante Berdych) y en el US Open (ante Djokovic). Por cuarta vez la historia dirá que Federer este año dejó escapar muchas posibilidades de partido. Monfils se repuso y ahora el momento era de él. En la nueva definición en muerte súbita el francés fue superior y ganó 7-6(4) en 2 horas 41 minutos.

“Estoy feliz porque le gané a Roger. El es alguien a quien admiro mucho. Es una leyenda del tenis, “la leyenda”, y vencerlo es una bella victoria. La recordaré toda mi vida. Y también ocurrió en condiciones muy especiales para mí, en Paris, así que todo es felicidad”

señaló Monfils que fuera ex número uno en categorías juveniles.

La final de mañana será sin duda muy luchada pero Monfils contará con todo el Palais Omnisports apoyándolo en lo que puede ser un sabor especial previo a que el equipo francés viaje a Serbia para disputar la final de la Copa Davis. Con lo hecho por Monfils y Llodra esta semana, irán con la moral muy en alto sin lugar a dudas.

Siga la final del Masters 1000 de París-Bercy a través de Altaspulsaciones.com

Vía y Foto| Masters de París

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 noviembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *