Iker Muniain, el próximo crack del fútbol mundial… ¿o no?

Iker Muniain, el próximo crack del fútbol mundial… ¿o no?

Escrito por: Adrián Cabanas    8 octubre 2009     4 Comentarios     4 minutos

En las últimas semanas, el fútbol español ha contemplado atónito la espectacular aparición de un joven de apenas 16 años llamado Iker Muniain. De la noche a la mañana, este joven futbolista del Athletic de Bilbao ha pasado de ser una promesa más del fútbol español a erigirse en una especie de cuasi-salvador de su equipo de la mano del “gurú” de las canteras, Joaquín Caparrós, y, para más inri, acaba de convertirse en el jugador más joven en anotar un gol en la historia de la Primera división.

Los parabienes son innumerables e, incluso, puede que merecidos, y todos auguran una carrera destinada al estrellato a este talentoso delantero, mas, ¿no es demasiado pronto aún para tantas alabanzas? ¿No es demasiado joven un Muniain, al que aún falta más de un año para alcanzar la mayoría de edad, para que se cargue semejante presión sobre sus hombros? Y es que, en los buenos momentos, todos son felices y juegan bien, ¿pero está preparado Muniain para los inevitables malos tiempos que en algún momento habrán de llegar? Recordemos que a esta edad no sólo se forja el talento, sino también el carácter, y más de una estrella ha desaparecido por esta razón.


No es Iker el primer joven jugador al que se augura una carrera de estrellato que termina quedándose en menos de lo apuntado, si no en nada, y nuestra propia liga nos carga de ejemplos. Toquemos algunos de ellos.

– D’Alessandro: El nuevo Maradona, uno de ellos. Triunfó a una edad muy temprana en River, en su Argentina natal, y rápidamente se convirtió en el sucesor de Francescoli, alma de su equipo e internacional con su selección. Con sólo 21 años dio el salto a Europa, en las filas del Wolfsburgo, donde fracasó estrepitosamente. Tras media temporada cedido en Inglaterra, el Zaragoza se hizo con sus servicios, pero su carácter problemático y su irregularidad le hicieron durar muy poco en España, hasta que terminó regresando a Sudamérica. Ahora juega en el Internacional brasileño, pero casi nadie en la élite del fútbol se acuerda de él.

– Sandro: En la temporada 94/95, un joven jugador de 20 años saltaba al primer equipo del Madrid para brillar con luz propia de la mano de Valdano. Mediapunta de gran talento, hizo que a muchos se nos viniese la coletilla de “sucesor de Laudrup” a la cabeza, y a fe que por talento no sería. Dos años después, Sandro entrenaba en Las Palmas para terminar, poco después, recalando en el Málaga, entonces en Segunda B, que se convertiría en el club de su vida. Tras una primera etapa en la que se convirtió en pieza importante en dos ascensos que llevaron al club a Primera, jugó tres años en el Levante hasta regresar al Málaga donde se retiraría. En el club andaluz se le recuerda con cariño y admiración, pero se esperaba mucho más de un futbolista de tantísimo talento.

Pero es que estos son de los mejor parados de entre las jóvenes promesas que terminan “estrelladas”. ¿Quién se acuerda del fino extremo zurdo del Deportivo David Fernández? ¿O del potente delantero del Mallorca Pepe Gálvez? El talento por sí solo no basta, ¿o acaso algún jugador del mundo tiene más talento del que atesora Ronaldinho? ¿Cuántos años duró un fenómeno como Diego Tristán en la élite? ¿Sabían que el brasileño Denílson prácticamente acaba de fracasar en la potente liga de Vietnam?

Así que quizá sea mejor tirar de prudencia a la hora de conducir la carrera de este joven jugador, empezando por su entrenador, Joaquín Caparrós, y siguiendo por aficionados y medios de comunicación, que demuestran tanta velocidad encumbrando cracks como destruyéndolos. Hemos visto que sobran los ejemplos y, la mayoría, tenían tanto talento o incluso más que Muniain.

Sin ánimo de ser agoreros, suerte, pero mucho cuidado amigos. Porque cuando sólo se tiene 16 años, los golpes son de los que duelen.


3 comentarios

  1. efortes dice:

    Y que lo digas, más razón que un santo. Hay una web entera dedicada auténticos cracks que nunca llegaron a nada, Renaldinhos y Pavones. Iker muestra maneras, claro que si, pero la presión mediática puede ser muy fuerte (ya no concede ninguna entrevista y sólo habla tras los partidos del Bilbao).

    Cuando se es tan joven hay que andar con pies de plomo. Chicos con talento hay muchos, con una cabeza bien amueblada, con trabajo y disciplina los hay menos. Y cuando tienes 16 y te encumbran como a un Dios las posibilidades se multiplican.

  2. Exacto, yo siempre pongo el ejemplo de Tristán. Pocos jugadores he visto de tanto talento en España, y él además llegó y triunfó, pero apenas duró 3 temporadas, la primera del Mallorca y las dos siguientes en el Dépor. A partir de ahí, nunca volvió a llegar a los 10 goles en liga salvo en su última temporada en Coruña, tirando faltas, penaltis y siendo titular casi indiscutible. A partir de ahí, Mallorca, Livorno y West Ham, decepcionando, y ahora el Cádiz.

    Es un tío que llegó porque sudaba talento, como Ronaldinho, pero, al igual que el brasileño, se fue al cuerno por fiestero, indolente, jugador… La cabeza también cuenta y dudo mucho de que Muniain tenga el talento estratosférico de Ronaldinho y Tristán para llegar arriba tocándose las narices. Más vale que se preocupen de formarle bien como persona para que pueda soportar los palos cuando éstos lleguen, que hay pibes que maduran y asientan la cabeza, pero a otros les ponen los mercedes, el dinero, las gruppies… y al diablo.

  3. Xavi dice:

    Yo confío tanto en Caparrós que estoy casi seguro que centrará a este chico. Donde me crea más dudas es en lo futbolístico porque me parece que realmente destaca en el Athletic ya que hace algo que en su club nadie hace, bien por el rol que tienen o por la falta de calidad.

    Eso sí, tuve la suerte de verlo apenas 20 minutos en directo, y hacía tiempo que no veía un jugador con tanto descaro y que se atreviera a jugárselas todas.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.