Se retira Raúl González, resumimos la carrera del 7 en siete capítulos

Se retira Raúl González, resumimos la carrera del 7 en siete capítulos

Escrito por: Javi    16 noviembre 2015     Sin comentarios     7 minutos

Raúl González Blanco es uno de los mejores futbolistas españoles y europeos de todos los tiempos, sin discusión. Un gran goleador, un gran capitán y un hombre que ha dejado huella en el Real Madrid e incluso fuera de él. Por eso, toca brindarle un pequeño homenaje ahora que se retira del fútbol y lo hacemos, como no podía ser de otro modo, resumiendo su carrera en siete capítulos.

Debut y primer gol

A Jorge Valdano se le pueden criticar muchas cosas, pero el madridismo debe estar eternamente agradecido al argentino porque tuvo los arrestos de hacer algo muy difícil: darle la alternativa a un chaval de 17 años en Zaragoza, una tarde de finales de octubre. Lo hizo como titular en un encuentro que el Madrid perdió 3-2.

El Atlético de Madrid, en cuya cantera llegó a jugar, sería su primera víctimaUna semana más tarde, el Real Madrid recibía al Atlético de Madrid y Raúl se consagró definitivamente. El ‘7’ sólo estuvo una hora sobre el terreno de juego pero le dio tiempo de provocar un penalty, de dar una asistencia y de anotar su primer gol, un disparo a la escuadra desde la frontal del área tras un asistencia de Laudrup.

Tras esta exhibición, Raúl alternaría su habitual presencia con el primer equipo con algunas convocatorias con el filial e incluso el Madrid C. De todos modos, le dio para jugar hasta 30 partidos en esa temporada entre Liga y Copa del Rey, para anotar diez goles y para apuntarse el primero de los muchos títulos nacionales.

Seis ligas y cuatro Supercopas

Raúl ganó seis ligas con el Real Madrid

Aunque todos recuerdan como Raúl mandó cayó al Camp Nou tras hacerle dos goles (sus dos primeros goles) al Barcelona, aquel día el Real Madrid no ganó y ni siquiera ganó la liga esa temporada. Así, que realmente, hay muchos otros partidos en liga de Raúl con los que quedarse, de entre las seis que ganó.

Aparte de esas seis ligas, anotando en cuatro de ellas más de 15 goles en la temporada, Raúl se embolsó cuatro Supercopas de España. Precisamente la última que ganó, la de la temporada 2008-2009 frente al Valencia, fue el último título que ganó como jugador del Real Madrid, el decimosexto de su carrera.

Entre esos dieciséis títulos no aparece ninguna Copa del Rey. Raúl llegó a la primera plantilla un año después de que el Real Madrid ganara la Copa ante el Zaragoza y el equipo blanco no volvió a ganar este torneo hasta 2011, justo un año después de que Raúl dejase de ser jugador del Madrid y emprendiera su aventura alemana.

Con el ‘7’ llegó la Séptima (y la Octava y la Novena)

Si alguien puede pensar que Raúl tenía gafe con la Copa del Rey, igualmente se puede pensar que estaba bendecido para la Copa de Europa. Con el ‘7’ en la plantilla llegó la Séptima, con el famoso gol de Mijatovic. Y eso que aquel no fue un año bueno para Raúl, aquejado de una pubalgia y con dura competencia en la delantera.

Raúl es uno de los pocos jugadores con tres Ligas de Campeones
Y la cosa no quedó ahí. Dos años más tarde, en el 2000, llegó la Octava en aquella final española contra el Valencia y que sentenció Raúl con un gol suyo. Y dos años más tarde, llegó la Novena ante el Bayer Leverkusen, la final del golazo de Zidane en la que Raúl también marcó y en la que se consagró Iker Casillas.

Raúl se situó en una lista de jugadores con más de dos Copas de Europa / Champions League, lista en la que no hay ni 20 jugadores. De esas tres victorias en la máxima competición continental, el Real Madrid sólo pudo sacar una Supercopa de Europa como premio, la de 2002 ante el Feyenoord holandés.

La Intercontinental del aguanís

Raúl fue elegido mejor jugador de la Copa Intercontinental

1998 fue un año muy importante para la historia del Real Madrid porque llegó la Séptima, que se estuvo esperando 32 años, y porque se ganó también la Copa Intercontinental, que se estuvo esperando 38 años. Y de esa victoria ante el Vasco da Gama brasileño, Raúl fue un importante protagonista.

El partido iba igualado a uno, el Madrid sufría y la prórroga parecía inevitable. Sin embargo, a cinco minutos del final, Raúl pescó un balón largo del holandés Clarence Seedorf, dejó sentados en el suelo a dos defensores con dos regates calcados y batió al portero. Sin más, el aguanís.

Este gol es posiblemente el más recordado de la carrera de Raúl pero no el único bautizado. Por ejemplo, caben recordar también sus goles de cuchara, aquellos en los que en vez de picar el balón lo remontaba metiéndole todo el empeine por debajo a la pelota.

Muchos récords y un Balón de Oro que nunca llegó

Raúl González llegó a ser el máximo goleador de la historia del Real Madrid, récord que luego le arrebató Cristiano Ronaldo. Igualmente, hasta que se lo quitó David Villa, fue el máximo goleador de la selección española. Pero ni tantos récords ni tantos títulos le valieron para conseguir el mayor galardón individual.

Moralmente, el Balón de Oro de 2001 le pertenece a él y no a Owen
El dichoso Balón de Oro se le escapó a Raúl y no será por que no lo merecía. En una ocasión, en 2001, todo estaba a su favor para que se lo llevara, pero France Football (o los que votaron) se decantaron por Michael Owen en una de las decisiones más polémicas de la historia de este premio.

De todos modos, en las vitrinas de Raúl lucen buenos premios individuales. Por ejemplo, fue una vez pichichi de la liga española, fue elegido en el once ideal de la Eurocopa del año 2000, así como en el once ideal de la UEFA en varias ocasiones, también dos veces mejor delantero de las competiciones europeas. Un poco de todo.

La selección, el asterisco

Raúl no tuvo suerte con la selección

Su gran debe siempre será la selección española. Fue el líder del equipo (“el que tira del carro” era la expresión habitual) desde su debut hasta su polémica salida de las convocatorias de la mano de Luis Aragonés. La primera fase final que se perdía fue la de 2008, y ya saben ustedes todo lo que vino después.

La suerte no acompañó a Raúl en los Mundiales. Estuvo en el gran fiasco del de Francia 98, en el de Corea y Japón de 2002, perdiéndose el último partido por lesión, y en el de 2006. Participó en dos Eurocopas, teniendo su mejor papel en la del año 2000 hasta que falló el penalty ante Barthez que nos hubiera dado una oportunidad.

Ya podíamos haber intuido esto en el verano de 1996 en el que España, con Raúl, salió mal parada de los Juegos Olímpicos de Atlanta y no pudo ganar la Euro sub 21, como anfitriones. Raúl, máximo goleador de la competición, falló en el cuarto lanzamiento el penalty decisivo y el título fue para la Italia de Nesta, Totti y Cannavaro.

Epílogo

En La Romareda debutó y en La Romareda jugó su último partido con el Real Madrid, marcando también su último gol que, como curiosidad, lo anotó lesionado. Ahí acabó su aventura como futbolista en el Real Madrid, pero tan grande era Raúl para el fútbol que todavía le quedaban páginas por escribir.

Alemania, Catar y Estados Unidos vivieron en primera persona el epílogo de Raúl
Raúl se alistó en el Schalke 04 alemán y allí fue un minero más, recibiendo un homenaje de gran altura en su despedida. De Alemania se fue para Qatar, a seguir ganando títulos en el Al Sadd. Y por último aterrizó en la segunda categoría del fútbol estadounidense jugando en el New York Cosmos sus últimos partidos profesionales.

De igual modo, la leyenda de Raúl en el Real Madrid es tan grande que es muy poco probable que el eterno ‘7’ no acceda al puesto que desea en el club de Chamartín. Directivo, embajador, quien sabe incluso si pronto lo veremos en los banquillos ejerciendo de entrenador, pues la titulación para ello ya la tiene.

Raúl en su partido homenaje


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.