31 octubre 2013 Ciclismo

Rasmussen durante el Tour de Francia de 2007

Los libros de ciclistas están de moda, especialmente de ciclistas retirados que han confesado haberse dopado y que por tanto han caído en desgracia. Así, siguiendo el ejemplo de su ex compañero el norteamericano Tyler Hamilton, cuyo libro he tenido la oportunidad de leer, ahora llega el danés Michael Rasmussen y publica su biografía, que ha titulado Fiebre Amarilla, “Gul Feber”.

Rasmussen ya cayó en desgracia cuando su propio equipo lo expulsó del Tour de Francia de 2007, carrera que a falta de 4 etapas ya tenía prácticamente ganada. El ciclista danés confesó a principios de este año haberse dopado durante toda su carrera y ahora cuenta cómo lo hizo, con detalles, en un libro del que se han podido leer algunos extractos publicados por un diario danés.

De esos extractos se deduce que Rasmussen va a poner patas arriba al ciclismo de su país. Por lo pronto, acusa a varios de sus compatriotas de haber también consumido EPO y otras sustancias. Algunos nombres que han salido a la palestra son el de ex ciclista Rolf Sorensen, el cual ya confesó en su día no haber corrido limpio, el de Frank Hoj, también retirado, y Nikki Sorensen, que aun continúa en activo en las filas del Saxo Bank bajo los órdenes de Bjarne Riis.

Un Riss que tampoco escapa bien del libro de Rasmussen. El danés acusa al director de consentir y estar al día de las prácticas dopantes de los ciclistas a los que dirigía, por entonces en el equipo CSC. Nada nuevo esto porque ya Tyler Hamilton, en su libro “Ganar a cualquier precio”, puso en la picota al que fue su director, y que desde hace algunos años lo es del ciclista español Alberto Contador, el que ganó aquel Tour en el que largaron a Rasmussen.

El que hayan salido nombres a la luz en este libro ya ha tenido sus primeras consecuencias, como la confesión sesgada de Ryder Hesjedal, ganador del Giro de 2012, de haberse dopado durante su etapa en el US Postal. Y más consecuencias habrá, a buen seguro, cuando se publique definitivamente “Fiebre Amarilla” y si Rasmussen desvela en él buena parte de esos secretos que los ciclistas habitualmente callan, escondidos tras el silencio de la omertá.

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *