6 abril 2011 Ciclismo

Mark Cavendish ganó su tercera Scheldeprijs

Después de correr el Tour de Flandes, muchos ciclistas se quedan en esta región de Bélgica para disputar otra clásica menos reconocida que el Tour de Flandes pero algo más antigua. Hablamos de la Scheldeprijs, que se viene corriendo desde 1907 y que se caracteriza por tener un recorrido más llano, lo que facilita que se resuelva habitualmente en un sprint masivo con todo el pelotón agrupado.

Y así se ha resuelto también este año, en su edición número 99. Los equipos con hombres rápidos se encargaron de que no fraguara ninguna escapada, rodando a un ritmo vertiginoso, más aún en los últimos kilómetros. Allí estaban equipos como HTC-Highroad, Garmin-Cervelo o Sky, lanzando la carrera a mil por hora, lo que provocó en la recta de meta una caída con varios implicados, a destacar el norteamericano Tyler Farrar (Garmin-Cervelo), ganador en la última edición.


Por suerte para él, Mark Cavendish (HTC-Highroad) salió indemne junto a otro grupo de sprinters que se jugaron la carrera, o más bien la segunda plaza, porque el británico era hoy inalcanzable y tan superior, que hasta se recreó en la celebración. El ruso Denis Galimzyanov (Katusha) y el bielorruso Yauheni Hutarovich (FdJ) se repartieron la segunda y la tercera posición.

Así ha quedado el top 10 de la prueba a su finalización:

1 Mark Cavendish (GBr) HTC-Highroad
2 Denis Galimzyanov (Rus) Katusha
3 Yauheni Hutarovich (Blr) FDJ
4 Stefan Van Dijk (Ned) Veranda’s Willems – Accent
5 Robbie McEwen (Aus) Team RadioShack
6 Francesco Chicchi (Ita) Quickstep Cycling Team
7 Alexander Kristoff (Nor) BMC Racing Team
8 Theo Bos (Ned) Rabobank Cycling Team
9 Frédérique Robert (Bel) Quickstep Cycling Team
10 Kenny Robert Van Hummel (Ned) Skil – Shimano

Por cierto que Mark Cavendish ya suma 3 triunfos en esta prueba, igualando el record de victorias que hasta ahora ostentaba el ciclista belga Piet Oellibrandt, que dominó esta prueba en los primeros años de la década de los 60. Un record que estará pronto al caer, teniendo en cuenta la voracidad y la calidad del ciclista de la Isla de Man.

Vía | Flanders Classics

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *