Resumen 2011 en Fórmula 1: Vettel y Red Bull arrollan, Alonso tendrá que esperar

Resumen 2011 en Fórmula 1: Vettel y Red Bull arrollan, Alonso tendrá que esperar

Escrito por: Fernando    25 diciembre 2011     3 Comentarios     5 minutos

Continuamos con nuestros resúmenes del año y ponemos ahora nuestra atención en la Fórmula 1, un deporte que nos ha dado grandes momentos durante el año pero que no ha tenido tanta emoción como en temporadas anteriores. ¿Los culpables? Sebastian Vettel y el equipo Red Bull que han pasado por encima de todos sus rivales que solo han podido ver su estela muy de lejos y que en ningún momento han puesto en peligro el segundo título mundial del alemán y el Mundial de Constructores para la escudería de Milton Keynes.

Durante el año 2010, Red Bull y Vettel también habían sido superiores pero algunos errores y el gran rendimiento de Fernando Alonso hicieron que hubiera emoción hasta la última carrera en la que Vettel se proclamó campeón. ¿Serían este año las cosas diferentes? Ferrari y McLaren habían trabajado durante la pretemporada para que así fuera pero Adrian Newey no se durmió y desde muy pronto quedó patente que había creado otro bólido imparable que era capaz de arrollar desde el primer momento con un Vettel que sumaba una pole tras otra y que ganaba cinco de las seis primeras carreras de la temporada.

En campeonato comenzó con el GP de Australia en el que el alemán sumó su primer triunfo que repetía días después en el GP de Malasia. Aunque Hamilton consiguió ganar en China, Vettel ganaba en Turquía, luego en Barcelona y a continuación en el GP de Mónaco en lo que eran su quinto triunfo con el que empezaba a dejar el mundial bastante encarrilado porque ya contaba con 142 puntos por 85 de Hamilton, 79 de Webber, 76 de Button y por los 69 puntos de Fernando Alonso.

Esas seis carreras habían sido más que suficientes para dejarnos bastante claro como iban a ir las cosas. Red Bull estaba por delante del resto y tanto McLaren como Ferrari andaban en busca de mejoras que les permitieran acercarse a Vettel. Sabían que tenían que reaccionar rápido porque de lo contrario en breve el título quedaría listo para sentencia y su trabajo y algunas prohibiciones de la FIA con respecto al uso de los difusores soplados que perjudicaron a Red Bull nos permitieron ver una mitad de año bastante emocionante con mucha pelea en pista para suerte de los aficionados.

Fernando Alonso celebra la victoria en el GP de Gran Bretaña

En esa fase de la temporada, Button conseguía hacerse con el triunfo en Canadá en una carrera en la que contamos con la sorpresa de la participación de Pedro de la Rosa en sustitución de Sergio Pérez que había sufrido un fuerte accidente en Mónaco. Vettel se llevó el triunfo en Valencia y luego vivimos una gran carrera en Silverstone con el primer triunfo del año de Fernando Alonso.

Además, Hamilton también conseguía ganar en Alemania y ahí Vettel vivió el peor resultado del año hasta el momento, un cuarto puesto, así que por mucho que ganaran sus rivales el alemán no fallaba y ya tenía más de tres carreras de distancia sobre sus rivales que hacían que equipos como Ferrari dieran el título por perdido y ya empezaran a pensar en el monoplaza de 2012.

El título de Vettel era cuestión de tiempo y sus victorias consecutivas en el GP de Bélgica, el GP de Italia y el GP de Singapur le permitieron sentenciar el título en Japón cuando todavía quedaban cinco carreras para el final del año.

De ahí hasta el final de temporada, Vettel luchó para hacer historia y Hamilton, Button, Webber y Alonso por las migajas que dejaba el campeón y el subcampeonato del mundo. A pesar de ya ser campeón, el instinto caníbal de Vettel no bajó y acabó el año con 11 victorias y 15 pole en las 19 carreras disputadas superando incluso el record de Nigel Mansell que estaba en 14 poles en un año. En cuanto al podium final, Button y Webber fueron los que acompañaron al alemán en el campeonato de pilotos.

Más allá de las primeras posiciones, vivimos un campeonato con luces y sombras. Las sombras se vivieron en equipo como Lotus Renault que sin Kubica no pudo cumplir con sus expectativas y también en Williams que aspiraba a estar más arriba. Las luces correspondieron por ejemplo a Force India que firmó un gran año en el que destacó Paul Di Resta, rookie de la temporada, un título que arrebató a Sergio Pérez que también dejó muestras de su calidad en Sauber.

A Toro Rosso tampoco fue el mal la temporada en la que fueron de menos a más. El trabajo de Alguersuari fue positivo con 26 puntos, algo que pensábamos que le aseguraría la continuidad pero nada más lejos de la realidad. Y es que, durante los meses posteriores a la temporada, nuestra atención ha estado centrada en el baile de pilotos, un baile menor que en ediciones anteriores porque no había volantes libres en ninguno de los cuatro equipos punteros y ahí la bomba la lanzó Toro Rosso que decidió prescindir de Jaime Alguersuari y Sebastien Buemi para colocar a Daniel Ricciardo y Jean-Eric Vergne, una noticia que llegó muy tarde, cuando solo habían cuatro volantes libres, dejando casi sin margen de maniobra a ambos pilotos.

Ahora, estamos a la espera de ver cuál será el futuro de Alguersuari que no esperaba tener estos problemas a estas alturas del año.. Por suerte, a De la Rosa le fue mejor y firmó con HRT para volver a ocupar un volante de piloto titular. También regresa Kimi Raikkonen que en 2012 estará en Lotus Renault.

En el momento que escribimos este artículo, estamos en compás de espera para saber qué ocurre con los dos únicos volantes que quedan libres, pero esta espera será corta porque en apenas un mes comenzarán las presentaciones y los test de pretemproada en Jerez que darán el pistoletazo de salida a otra temporada en la que esperamos buenas carreras y, por qué no, una mayor pelea entre las escuderías punteras que sería de gran ayuda elevar el nivel de emoción del campeonato.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.